sábado, 4 de octubre de 2008

High Territory

Colorado Territory y High Sierra de Raoul Walsh:

Raoul Walsh fue uno de los directores más prolíficos de la época clásica de Hollywood. Y se caracterizó por la incursión en distintos géneros, habiendo dejado obras valiosas en cada uno de ellos. Para analizar las diferencias entre los géneros de la época resulta útil tomar tomar dos películas de Walsh como Colorado Territory y High Sierra porque la primera es una remake de la segunda en versión Western. Mediante la comparación de las dos películas tal vez se pueda echar luz sobre los elementos propios de estos dos tipos de films.
Desde el comienzo de las dos películas se hace notar la popularidad de los bandidos protagonistas. En la película del Oeste, la figura de este heroe anti-sistema se agiganta por transmisión oral del mito. En High Sierra hay una presencia muy marcada de los medios de comunicación, lo que crea un efecto paranoico en el personaje. Éste es atacado por todos los flancos por tapas de periódicos y parlantes de radio. Y en un frenético montaje encadenado vemos la imposibilidad de escapar del rastreo de la policía asistida por operadoras de teléfono.
Si bien High Sierra no es el exponente más típico del género por tratarse de una obra tardía, no escapa a algunas de sus principales características visuales. A diferencia del Western, donde la acción se resuelve de día y a la vista de todos, la noche es un elemento típico del cine de gangsters. Por lo que escenas que en Colorado Territory suceden de día, como el episodio de la muchacha golpeada por el miembro de la banda, en High Sierra se resuelven de noche. Y la oscuridad también favorece el uso de contraluces en los rostros de los personajes y la introducción de bruma en la secuencia final. Otra de las pequeñas diferencias es, por ejemplo, el modo en que mueren los ayudantes del protagonista. Mientras en High Sierra mueren en un accidente automovilístico en una persecusión, en el Western son colgados públicamente en el ferrocarril por las autoridades. Parece que el castigo también necesita ser público para servir de “ejemplo”.
El ferrocarril es un símbolo en los Western. Marca el final de una época y el comienzo de otra. El fin de los big trails como los mostrados en la primer película de Raoul Walsh con John Wayne y la entrada a la modernidad, la influencia de la “civilización”. Al igual que a estos vaqueros, a la figura del gangster encarnada por Humphrey Bogart tampoco le queda mucho tiempo. High Sierra es una película sobre el gangster en retirada. Tanto del género, por ser una película de los cuarentas, cuando el gangster estaba por ceder paso al Film Noir. Como por el heroe de la película, que está a punto de retirarse y notablemente se halla fuera de contexto. Se aleja de la noche, de las salas de fiestas, los speakesies y bares clandestinos. Para acercarse a un mundo de perros, campesinos y muchachas virginales al que evidentemente no pertenece y que no podrán torcer su destino.
En la importancia de la geografía también High Sierra se aleja de las convenciones del género para acercarse al Western. Priman en la película los espacios abiertos, montañas, desiertos, pueblos despojados de edificios, etc. El modo en que los protagonistas logran salir de prisión también muestra un cambio en el contexto social de los dos géneros. Mientras que en el Western Wes McQueen debe escaparse de la carcel de un modo un tanto complejo y con ayuda externa, en High Sierra Roy Earle consigue un perdón oficial. Lo que demuestra la cercanía del mundo del hampa con las conecciones políticas y el mundo del poder para manipular la ley.
Como es de esperarse en este tipo de películas, High Sierra concluye con la muerte de su protagonista. Si bien su compañera Marie (Ida Lupino) lo acompaña hasta el final y sin colaborar con la policía, el papel femenino en el Western es distinto. Del mismo modo que en, por ejemplo, The Tall Men de Walsh, en Colorado Territory el personaje femenino no solo acompaña, sino que sus acciones hacen avanzar la historia. La muchacha elije compartir el destino trágico del protagonista, con una escena final épica memorable. No llora ni ruega como la de High Sierra sino que trata de ayudar de múltiples formas su amado. Luego de fracasar ofreciendo un soborno a las autoridades les roba el arma y los reduce, al llegar la policía montada no duda el devolver los disparos, que acabarán con la vida de los dos, que mueren tomados de la mano.
Las similitudes entre estas dos películas del mismo director en dos géneros distintos demuestra que por más que la estructura del argumento sea parecida, cada género impone a la película sus elementos específicos. Ya sean relacionados con la trama o con la composición visual o ideológica de la película.
Cristian Sema

2 comentarios:

Murcielagasonica dijo...

Sr. Cristián, muy buena crítica. El gangster en retirada...gran síntesis.
Me gustó la comparación y los detalles, como el tren y los medios de comunicación.
Big trails contra modernidad.
Excelente.
Un beso, que siga bien.

BUDOKAN dijo...

Walsh, uno de mis favoritos. Saludos!